¿Qué es la Ecografía?

La ecografía es un procedimiento que permite obtener imágenes de varios órganos y estructuras internas de nuestro organismo y lo hace a través de ultrasonidos. Esta prueba médica se usa para ver el corazón, los riñones, el hígado, los vasos sanguíneos, la vesícula biliar, el páncreas y otros órganos, y muy comúnmente para el control del embarazo. Las imágenes captadas son observadas y analizadas por el médico especialista.

La ecografía no produce ningún daño para la salud.

Muchos estudios han demostrado que las ecografías no producen ningún daño para la salud, son inocuas, y se puede usar con total seguridad. Es un procedimiento sencillo, no es dolorosa y no usa radiación.

Durante la prueba el médico coloca una sonda sobre el cuerpo del paciente, llamado transductor. Este emite sonidos que rebotan sobre los órganos del cuerpo. Este eco permite a la máquina ecográfica recoger información para producir imágenes bidimensionales o tridimensionales que se verán en la pantalla del equipo.

En sus inicios la ecografía fue usada en Radiología, pero actualmente se usa como método diagnóstico en varias especialidades médicas: ginecología, obstetricia, cardiología, urología, pediatría, medicina general.